Los samuráis siempre han sido considerados los más fieles guerreros del Imperio Japonés. Aún en nuestros días siguen siendo admirados por su habilidad con la espada y su código de honor. Mi pregunta es: ¿respetan los actuales samuráis del LOL, G2, ese código de honor?

G2 se ha convertido en los últimos años en uno de los clubs más grandes del League of Legends europeo. Tras ganar 4 splits de la máxima competición europea y con Ocelote como cabeza visible, es incuestionable que se ha ganado el cariño de miles de fans. Sin embargo, en su historia podemos encontrar también momentos oscuros que provocan que, si no los amas fervientemente, tiendas a odiarlos.

Los samuráis entran en la LCS europea en el Split de primavera de 2016, donde deslumbran a toda Europa con su buen juego y se alzan con el título tras ganar a Origen en la final. Hasta aquí todo parecía perfecto e idílico para los de Ocelote, pero pronto empezarían los problemas.

La venganza contra Xpeke

En el periodo entre la competición de verano y la de primavera, G2 hace oficial el fichaje de la botlane de Origen, el support español Mithy y el talentoso tirador Zven. Para entender la polémica de este fichaje hay que ponernos en contexto.

La rivalidad entre Origen y G2 viene del pasado, o mejor dicho, del pasado de sus directores. Toda persona que siga el juego desde sus inicios recordará el desafio existente entre Xpeke (Origen) y Ocelote (G2) en las primeras temporadas. Los encuentros se vivían con tensión y rivalidad sana entre ambos midlaners españoles. El resultado de este choque fue Xpeke demostrando su superioridad sobre Ocelote, en mi opinión tanto fuera como dentro de la grieta.

Por otro lado, hay que entender que el juego de Origen se basaba prácticamente en las fortalezas de su línea de bot, circunstancia que se ve incrementada con el cambio de Xpeke a suplente para poder dedicarse de forma más eficiente a la estructura del club. Sin duda, la marcha de su mejor línea supuso un duro golpe para el equipo del que no logró recuperarse y que dio paso al inicio de su declive.

La pregunta es, ¿qué hay detrás de estos fichajes? Desconocemos los detalles de la operación, pero el propio Xpeke reconocía hace escasos días en la entrevista que realizaba para Movistar Esport que, aunque su relación con sus excompañeros sea buena, las cosas en su momento se hicieron mal.

Lo que está claro es que Origen es un equipo con una gran base de fans y que, tras aquel encontronazo con G2, gran parte de sus seguidores no tienen una buena opinión del combinado de Ocelote.

A partir de este momento, G2 dominó la escena europea ampliamente sobre sus rivales. No obstante, los ridículos cuando daban el salto a la competición internacional fueron muy sonados (cómo olvidar los provocadores tuits de algunos de sus jugadores antes de disputar el Mundial en el que fueron totalmente vapuleados).

Guerra abierta contra Fnatic

Tras estos años de dictadura de los samurais llegamos a 2018. Su botlane les abandona para ir a TSM (donde las dan, las toman); el jungla Trick también deja el equipo para competir en Corea, al igual que su Top Expect. Ocelote se enfrenta al problema de volver a armar un equipo ganador alrededor de su jugador insignia: Perkz. Sin embargo, parece sortear bien el obstáculo, armando un equipo a priori bastante fuerte, pues al midlaner croata se unen Wunder, Jankos, Hjarnan y Wadid.

Pese a esto, el año no trascurre como su carismático líder esperaba. En el Split de primavera son literalmente stompeados por Fnatic, destacando la superioridad absoluta de Caps sobre Perkz, imponiendo un nuevo orden europeo en la línea de mid. Su Split de verano es bastante deficiente, no obstante consiguen su clasificación al mundial ganando el clasificatorio europeo. En este, tras pasar por el Play-In, hacen un buen papel alcanzando las semifinales y acaban dando una muy buena imagen.

Así llegamos al momento actual. Riot Europa anuncia el sistema de franquicias, donde obviamente los samuráis tienen reservada una plaza y, de nuevo, comienza la guerra.

Aparecen los primeros rumores del fichaje de Caps por G2 y el paso de Perkz a la posición de tirador. En un inicio parece que se van a quedar en eso, rumores, pero nada más lejos de la realidad. Primero Ocelote publicaba este tuit, en el que parecía confirmar el fichaje.

Este sería poco después “respondido” por el dueño de Fnatic, visiblemente enfadado. En este tuit, Sam Mathews dejaba entrever que el fichaje de Caps no se estaba llevando de la forma más honesta posible.

Mientras tanto, Wadid y Hjarnan, botlane de G2 en ese momento, dejan entrever por redes sociales que no estaban al tanto de este movimiento, llegando incluso a pedir que se dejasen de hacer bromas con esto porque no estaban siendo momentos fáciles para ellos.

Finalmente, la operación llega a buen puerto y Caps es anunciado como nuevo midlaner de G2 Esports. Esto no hace más que abrir una nueva herida en Fnatic, cuyos fans no estarán acumulando un gran aprecio por el equipo samurai.

Opinión

Para terminar, quiero dar mi opinión personal sobre un tuit que Ocelote ha publicado en estos últimos días. No, Carlos, el fin no justifica los medios. El éxito es importante, así como ponernos metas, ahí estamos de acuerdo. En lo que no lo estamos es en que debas sacrificar cualquier cosa para conseguirlo. Eso es lo que diferencia a un verdadero samurai de uno sin honor.

No querría acabar el artículo sin hablar sobre ciertos compañeros españoles, muy buenos en lo suyo aunque algo “maniacos”. Me resulta curiosa la caña que le habéis dado a Origen, pero me sorprende más que en vuestros programas alabéis a G2 sin mencionar ni de pasada algunas actuaciones de los samurais que podrían ser tildadas de “problemáticas” cuanto menos.

A pesar de todo, buena suerte a G2 Esports en la nueva LEC y a los compañeros a los que me refiero en el párrafo anterior, siempre es un placer escucharles.